Emociones

SALUD EMOCIONAL III. Cómo Mantener una Mirada Objetiva

 

 Hay que tratar de mantenernos siempre objetivos, serenos y centrados para poder responder de la forma más adecuada posible a las exigencias de la vida.

Sin embargo, cuando somos presas de emociones negativas e intensas (ira, celos, envidia, tristeza…) perdemos nuestra objetividad. Ya no vemos la realidad tal cual es, sino que la vemos a través de los cristales de nuestras emociones.

Para que se vea un poquito más claro pondré algunos ejemplos:

  • Luis es un chico apuesto, inteligente y divertido. Pero hace 6 meses que su novia le dejó y aunque ha retomado su vida cotidiana, desde entonces tiene el corazón roto. Se siente traicionadotristedesesperanzadoherido e insignificante. Está convencido de que no va a volver a enamorarse. Y cree que ninguna otra mujer va a fijarse en “un hombre tan insignificante y poca cosa como él”. Luis sigue siendo el mismo chico, sigue poseyendo las mismas virtudes que le definen: atractivo, inteligente y divertido. Pero sus emociones negativas se han disparado y le han nublado su percepción. Ha dejado de ver todo el potencial que posee: ha dejado de ser objetivo con respecto a sí mismo y sus posibilidades de encontrar otra pareja.
  • Laura es madre de un niño de 5 años que se llama Pablo. Pablo es muy alegre, siempre quiere tocarlo todo, jugar y divertirse y como consecuencia siempre arma jaleo. Laura no hace más que reñirle, pero Pablito vuelve a reincidir una y otra vez, así que Laura ha perdido toda su paciencia, está irritada, enfadada, enfurecida con Pablito porque cree que la desobedece a propósito, que la ignora y que pasa por encima de ella. ¿Qué es lo que el enfado de Laura no le deja ver? Que Pablito no quiere fastidiarla, sino que es simple y llanamente un niño pequeño de cinco años que sólo piensa en jugar y pasárselo bien, lo cual, a esas edades es lo más normal del mundo. 

En realidad, volver a la objetividad no es tan difícil. Se trata de poner en duda nuestro punto de vista y buscar explicaciones alternativas, esto hará que nuestras emociones negativas se tambaleen y se esfumen poco a poco.

Tanto Laura como Luis necesitan ver más allá de sus emociones para captar realmente cómo es la situación que viven.  En el caso de Laura sería algo así “¿Realmente, mi hijo arma tanto escándalo porque quiere enfadarme adrede? ¿Y si estoy equivocada?”, en el caso de Luis, podría ayudarle pensar de la siguiente forma “puede que mi relación haya fracasado pero mi valía personal no depende de eso”.

Luego para lidiar con nuestras emociones tendremos que trabajar con nuestros pensamientos.

Te animo a que practiques el siguiente ejercicio para equilibrar tus emociones. Cuando haya algo que te altere anímicamente (rabia, envidia, celos, enfado, reproche…):
  1. No hagas nada, es decir, no tomes decisiones en ese momento ni intentes mantener un debate para defender tu punto de vista. Sólo deja pasar el tiempo.
  2. Cuando estés más calmad@ busca un lugar para estar tu sól@. Saca una hoja y anota lo que ha ocurrido y lo que te parece la situación.
  3. Después respira un poquito. Trata de vaciar la mente, de distanciarte del problema hasta que lo veas tan pequeño y tan lejos que no te toque, que no te altere.
  4. Y ahora sí, reevalúa la situación despacio rememorando lo ocurrido pero como si estuvieras viendo una película, sin identificarte con ninguna persona de la escena. Sólo serás un espectador neutral. Trata de no emitir ningún juicio. De no ponerte de parte de nadie. Sólo observa… Esto te ayudará a tener una visión mucho más amplia y global. A percibir detalles que antes no habías visto y a entender mejor todas las partes. Si te sorprendes comprendiendo mejor a otra persona será muy positivo, no te cierres a ello y sigue adelante… Porque es señal de que vas por el buen camino.
  5. Anota en la hoja todas los nuevos detalles que has percibido. 
  6. ¿Qué nueva visión te sugiere ahora la situación? Escríbelo también. Esta última parte es  muy importante. 

Si no consigues ver nuevos detalles, no te angusties, no pasa nada. Pero sí que es importante que trates de extraer lecturas alternativas sobre la situación. Usa un poquito la imaginación. Haz una tormenta de ideas… Y anótalas también en una hoja y a continuación describe cómo te hacen sentir.

Se trata de abrir la mente a otras formas de pensar para ensanchar nuestra propia mirada acerca de lo ocurrido. Ver más allá de nosotros mismos para encontrar la verdad, y con la verdad, la paz. 

¡Espero que os haya gustado y que os resulte útil para lidiar con vuestras emociones! ¡Nos seguimos leyendo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s