Sexualidad: Trastorno Orgásmico

TRASTORNO ORGÁSMICO FEMENINO: S.O.S. ¡NO LLEGO AL ORGASMO!

BREVE INTRODUCCIÓN: Una sexualidad de calidad.

La sexualidad es un área importante dentro del ser humano, una buena vida sexual aporta felicidad dentro de la pareja, mientras que las parejas que tienen dificultades a la hora de mantener relaciones sexuales completas y satisfactorias suelen sentirse menos felices.

Cuando hablo de sexualidad me estoy refiriendo a aquellos intercambios sexuales que son de calidad, aquellos que hacen sentir bien a ambos miembros de la pareja; aquellos que nos ayudan a estrechar lazos y conectar con el otr@; aquellos que nos ayudan a conocernos mejor a nosotros mismos; los que son una forma natural y sana de expresar y aumentar el amor hacia nuestra pareja (y hacia nosotros mismos) a través de estos encuentros de pasión e intimidad.

Desde mi punto de vista la sexualidad es mucho más que una sexo hombre mujernecesidad física. El ser humano siente, se emociona y ama. Y el sexo tiene mucho de esto. Es la expresión más bella del amor y de la intimidad de pareja.

Sin embargo, muchas veces (sino la mayoría) la educación recibida nos ha podido hacer mucho daño haciéndonos creer que el sexo es sucio, o que sólo puede practicarse en pareja o que tener fantasías y deseos sexuales es rastrero o pecaminoso.

Nada más lejos de la realidad. Lo único que ocurre es que hemos de comprender y entender correctamente la sexualidad humana. Los beneficios psicológicos, emocionales, y afectivos del sexo son muchísimos. Por ello, todos y todas deberíamos alcanzar este escalón de bienestar sexual. Todos y todas merecemos disfrutar de nuestra sexualidad sin impedimentos. El artículo de hoy lo dedico a aquellas mujeres que se ven impedidas o bloqueadas a la hora de llegar al orgasmo. ¡Allá vamos!

TRASTORNO ORGÁSMICO FEMENINO ¿QUÉ ES?

Esta es probablemente una de las quejas sexuales más frecuente en las mujeres. Como su nombre indica, es la dificultad a la hora de tener un orgasmo, bien por que nunca se haya experimentado, aún a pesar de tener pareja, (disfunción orgásmica absoluta primaria), bien porque sí se ha experimentado en periodos anteriores, pero tiene dificultades para llegar al clímax en la actualidad (disfunción orgásmica secundaria).

Para aclarar conceptos, mencionaré rápidamente las fases de la respuesta sexual humana: deseo, excitación, meseta, orgasmo, resolución y periodo refractario (sólo en hombres). Si te interesa conocer estas fases en más profundidad échale un vistazo a la entrada “Del deseo al orgasmo: Fases de la Respuesta Sexual Humana

orgasmo femeninoAsí pues, las mujeres con trastornos orgásmicos son capaces de pasar con normalidad por todas y cada una de estas fases, pero cuando llegan a la fase de meseta, tienen dificultades para hacer la transición hacia el orgasmo.

Cuando hablamos de disfunción orgásmica secundaria (donde la mujer sí ha experimentado con anterioridad el orgasmo pero en la actualidad no lo logra), deberíamos evaluar si la pareja le proporciona una estimulación de calidad, si se toman su tiempo para los juegos preliminares, si conoce los gustos sexuales de ella, si la tiene en cuenta durante la relación sexual, si el momento y el lugar son los idóneos, etc… Si resulta que estos requisitos no los cumple, la terapia se enfocaría en enseñar a estimular correctamente a la mujer, en potenciar la comunicación entre ambos para fomentar el conocimiento mutuo en cuestiones de sexo (asertividad sexual) y corregir los errores que puedan cometer mientras lo practican.

Si aún a pesar de una correcta estimulación la mujer no logra llegar al orgasmo significa que hay una inhibición involuntaria de esta fase por parte de la mujer, y por tanto, habría que averiguar qué es lo que está bloqueando en la mujer la llegada al clímax. Y aquí habría que hacer una evaluación más profunda de la relación de pareja y de los miedos o los pensamientos de la mujer que puedan estar interfiriendo o perjudicando la llegada al orgasmo.

ELEMENTOS PERJUDICIALES A LA HORA DE ALCANZAR EL ORGASMO


  • sexualidad-segun-signo-zodiacal-600x360Problemas en la relación de pareja pueden influir muy negativamente en el resultado de los encuentros sexuales. Las mujeres somos muy sensibles a nuestros estados emocionales, de manera, que si ella está enfada, a disgusto, no acepta plenamente a su pareja o si existen problemas no resueltos, el afecto se ve mermado y la entrega en el encuentro sexual no llega a producirse, por lo que no se disfruta con toda su plenitud y esto puede anular la fase de orgasmo, (como ya hemos mencionado antes, el sexo tiene mucho que ver con el afecto y el amor).
  • Otro elemento perjudicial, son precisamente las creencias que podemos tener con respecto al sexo. Una educación religiosa muy enfocada en ideas como que el sexo es algo pecaminoso (a no ser que cumpla la función reproductiva) o que puedan sugerir que tener dicho impulso o deseo pueda estar relacionado al vicio y a actos impuros. Si se tienen estas creencias mientras se está practicando sexo, la mujer puede experimentar sentimientos de culpa, remordimientos o la sensación de que no lo está haciendo bien. De nuevo se bloquea la respuesta de orgasmo.
  • En ocasiones, lo que perjudica la llegada al orgasmo es la ansiedad. Algunas mujeres mientras practican sexo pueden estar pensando en cosas como “tengo que gustarle”, “¿y si me deja por otra?”, “tengo que darle el mejor sexo de su vida”, etc… El miedo a la pérdida, o que puedan dejarte te hace estar en un estado de hipervigilancia y de ansiedad que no ayuda a experimentar en cuerpo y alma todas las sensaciones maravillosas que probablemente estén ocurriendo.
  • Pero no solamente pueden ser pensamientos de esta índole. También puede ocurrir que la mujer esté viviendo una etapa de mucho estrés, o esté llevando muchas cosas importantes a la vez (los hijos, un trabajo extenuante, las obligaciones de la casa, etc…) y simplemente no tenga ganas de mantener relaciones sexuales, pero se obligue a sí misma por satisfacer al marido. ¡Esto jamás lo hagáis! 😉 Ni hombres ni mujeres. Ya que el sexo tiene que ser algo voluntario, tiene que desearse por ambas partes. Si una de las partes no quiere, no le apetece o no está en el punto, hay que respetarlo por amor a él o a ella y tratar de brindarle nuestro apoyo en el momento en el que se encuentra.
  • También se han dado casos de mujeres que han mantenido relaciones sexuales nada más recuperarse de una cistitis (infección urinaria), por ejemplo. Pero puede que todavía le quede alguna molestia, o no se haya recuperado del todo. Si experimenta sensaciones extrañas o de dolor, podría ocurrir que le cogiera miedo a las próximas relaciones sexuales y esa preocupación le impidiera soltarse y dejarse llevar.

Estos son sólo algunas de las cosas que pueden perjudicar a la mujer a la hora de alcanzar el clímax. No recojo otras causas (como, por ejemplo, padecer depresión u otro problema psicológico) ya que en esos casos habría que trabajar antes esos problemas y quizás una vez resueltos, la vida sexual se normalizaría por sí misma. Espero que os haya resultado interesante. Dejad vuestras preguntas, sugerencias y comentarios. Nos leemos en el próximo post! 🙂 Feliz semana!mujeresfelices

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s